¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 8 el Mar Abr 28, 2015 3:39 am.








Licencia de Creative Commons
The Rose Window es un foro protegido bajo una licencia deCreative Commons .

Todas las imágenes, historias y descripciones son de uso exclusivo de los usuarios del mismo. Por lo tanto, pedimos respeto al esfuerzo creativo.

Si alguien se ve sorprendido rompiendo esta regla, será reportado al Staff de Forolatin.com
© 2010, Derechos Reservados a Administración de The Rose Window

¡No al Plagio!
Pulsa aqui para ver las normas del intercambio de afiliación



{º}



{º}

Pulsa aqui para ver los demás afiliados
Últimos temas
» Abrazo-Beso-Fuck o Next!
Lun Ene 03, 2011 12:33 pm por Elizabeth Archibald

» La exaltación no es buena para una princesa
Vie Dic 31, 2010 5:50 am por Claudia Longstride

» Debate en la sala del trono
Vie Dic 31, 2010 2:15 am por William Longstride

» Francisca Sabanés
Mar Dic 28, 2010 1:27 am por Claudia Longstride

» Parejas parejosas(?)
Dom Dic 26, 2010 7:40 pm por Gerard Gautier

» Lo primero que se te ocurra
Dom Dic 26, 2010 7:39 pm por Gerard Gautier

» 123.. Contemos hasta el infinito!
Dom Dic 26, 2010 7:38 pm por Gerard Gautier

»  Manda un beso
Dom Dic 26, 2010 7:37 pm por Gerard Gautier

» ¿Que estas escuchando?
Dom Dic 26, 2010 7:37 pm por Gerard Gautier

Compañeros
Crear foro

Weapon of choice

Ir abajo

Weapon of choice

Mensaje por Abel Wolfhart el Mar Dic 21, 2010 2:20 am

Un nuevo día comienza en palacio. Desde temprano puede apreciarse el movimiento de la servidumbre, y por supuesto, del distinguido séquito de nobles, que conforman la vida diaria de la familia Real. El protocolo; lo que debe ser.

Antes del alba he pasado ya por la cocina de palacio, a desayunar. Me gusta hacerlo allí, además conozco de hace años a las personas que allí laboran. Viejas amistades; comunes, pero que incluso los he visto actuar mucho mejor que algunos de los nobles que van y vienen a palacio.

Desde temprano, brindaré mi compañía e instrucción a su princesa Real. La princesa Claudia, tiene clase de esgrima hoy en la mañana. Me encontraba en la Sala de Armas de palacio, esperando a por la princesa. Como siempre, visto mi azabache armadura. Hoy plantearé opciones a la princesa: ¿con qué desea practicar? El florete, el sable de caballería, o la espada.

Mientras veo las armas, desplegadas sobre una mesa, recuerdo como los comunes llaman a todo “espada”. Confunden una broadsword con una claymore, un sable con un cutlass, y así vamos.

En lo personal, siempre me ha parecido que para la mano de la princesa, lo que mejor se amolda es el liviano sable de caballería, el cual sin duda alguna le brinda mejor protección que el fino florete.
avatar
Abel Wolfhart
Caballero
Caballero

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 37
Localización : Londres, Inglaterra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weapon of choice

Mensaje por Claudia Longstride el Mar Dic 21, 2010 3:30 am

Hay noches en las cuales el sueño no me acoge como debiera ser, y esto es gracias a una ardilla cantora... ¿Cantora he dicho?... Sí, sí, no me he equivocado, lo es, y también bastante impertinente, no se cómo funcione su rutina, pero seguro aprovecha la noche cuando los perros del palacio duerme, al menos los de la familia, porque hay otros vigilantes, pero lejos de este patio, de la vista que tengo desde mi balcón.

La noche anterior había sido de esa clase, la ardilla se había pasado desde la puesta de sol hasta entrada la madrugada haciendo ese sonido que la caracterizaba, que para el mundo ardilla ella seguro lo definía como "La sensualidad que la caracteriza", eso nunca falla y se puede adaptar a cualquier ser petulante y molesto... así lo es.

Cuando pude dormir y deslizarme por las aguas del lago que ocupa gran extensión de las tierras gobernadas por Morpheus, el tiempo se fue volando, como mi cabello en aquella escena donde estoy en el cementerio con él... y de pronto la maldita y endemoniada ardilla comienza con su molesto cantar, roe el árbol afilando y recortando su dentadura, dejando marcas en el viejo roble. Aún no amanecía, y eso me causó aún más enojo, el alba era lo que me permitía ver a la desgraciada. – Tendré que contratar a alguien que toque una ligera música para mí... o quien mate a esa maldita roedora.– Pensé quitándome las mantas de encima.

No estaba la sirvienta que me ayudaba a vestirme, claro, Lady Gretel seguro dormía plácidamente, o ese creía yo, la verdad es que la mujer arreglaba las ropas de cama que colocaría cuando yo abandonase la habitación, pero qué iba a saber yo.

La rutina la hice yo sola, solamente el corsé era lo dificil, estuve largos minutos intentando colocarlo sin suerte alguna, justo cuando decidí no usarlo entró la mencionada dama.

-¡Su Majestad!– Exclamó con obvia preocupación.– Le ruego disculpe mi ausencia, pensé que estaba dormida aún.

Teas de ella entraron dos doncellas más, una con las sábanas limpias y otra con el desayuno, nunca las había visto, supongo que cuando viene yo aún estoy en aquel mundo que me gusta tanto, ambas jóvenes de piel ceniza dejaron las cosas, hicieron una reverencia y se marcharon, yo sólo hice una mueca, no me gustaba que entraran a mis habitaciones, pero bueno es lo que siempre pasa... al parecer.

-Creo que me pondré esto después de desayunar o no podré ingerir nada.– Dije sin mirar a la mujer.-He tomado un baño con agua fría... espero no enfermar, eso a mi padre no le agradará.- Los ojos de Lady Gretel parecieron saltarse de sus cuencas, fue divertido ver esa expresión, y más seguir con el juego hasta que hube de abandonar el lugar para ir a mis deberes reales... mis clases de esgrima.

Ganas no tenía de aprender, menos porque el día anterior había tenido práctica de arco, y Legolas había estado más arrogante que de costumbre, que si su cabello tenía más brillo, que había matado no sé cuantos orocos, y yo me pregunto ¿Existen en verdad esas bestias de las que habla tan emocionado? Pero volvamos a lo de hoy, la única razón por la que iba era porque el encargado es Abel Wolfhart, Caballero de la corona, le queda muy bien la armadura, por cierto, el mejor de toa la cohorte, el mejor en todo, para mí lo es, fue la primer persona a la que consideré mi amigo de verdad, a pesar de los títulos, si me fijara en eso sólo pudiera ser amiga de mi hermano, y vamos, que eso no sería normal para nadie.

Llegué a la sala de armas, mi vestimenta denotaba más mi estado de ánimo, negro significaba más en mí que solo el eterno luto, también que no estaba de ánimos para la "gente" por eso eran pocos los que se me acercaban, y menos a los que yo me acercaba, normalmente eran Mi padre, mi hermano, y mi querido Abel.

-¿Sabes qué es lo peor que la gente impertinente?- Dije al entrar sin anteponer un "Buenos días" ni otro saludo.- Una ardilla poseída por algún espíritu ruidoso que guste de cantar en tu ventana.

Alcé una ceja y me dejé caer en un banco de madera labrada cubierto con un cojín de color escarlata.

-De eso sigue la gente.- Torcí los labios haciendo más notorio mi enfado.

Abel se veía tan serio y ta apuesto... y yo actuando como una niña necia ... bueno ya debe estar acostumbrado.

-¿Tienes ánimos de instruirme?- Aquella era mi forma de preguntarle cómo se encontraba, extraña me parece que eficaz.


Off: Extrañamente, en el tiempo que he estado escribiendo, no ha ladrado la perra de al lado :k ¿Moriría?






Princess:



avatar
Claudia Longstride
Realeza Inglesa
Realeza Inglesa

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 14/12/2010
Edad : 30
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weapon of choice

Mensaje por Abel Wolfhart el Jue Dic 23, 2010 2:45 am

Cuando aún me encontraba esperando el arribo de la princesa, decidí tomar mi estoque y mi main-gauche (mano derecha e izquierda, respectivamente), y comencé a practicar un poco.

Mis movimientos estaban cargados de gracia, precisión y magnificencia. Para pocas cosas soy bueno y tendré capacidad. Creo que podría ser buen padre. Definitivamente sé cómo amar a alguien; pero… la esgrima es mi fuerte. Combatir es lo que mejor sé hacer. Es para lo que más tengo capacidad y destreza. Por ello Dios quiso que fuese Caballero, o al menos eso creo. Para servir al Rey.

Prestando protección y aprendizaje a la princesa Claudia, es la forma en la cual creo que cumplo con el plan de vida que posee Dios sobre mí. Después de todo, es por voluntad divina que el Rey… es nuestro Rey. ¡Larga vida a nuestro monarca!

Continuaba practicando cuando de pronto ingresó la princesa. De inmediato guardé mis armas y me hinqué, bajando la cabeza. – Buenos días, su alteza Real –dije, en tono realmente respetuoso. Ya la divina dama había llegado.

Claudia está alterada, molesta. Pero, tiene motivos para estarlo; necesita dormir y descansar adecuadamente. Cuando la princesa tomó asiento, me posicioné a su lado, aún con una de mis rodillas, apoyándose sobre el piso de la Sala de Armas de palacio.

Estoy para complacer a su alteza, mi voluntad es la suya, mi ánimo nunca tendrá algo que ver –dije, sonriéndole a la hermosa princesa. Resulta divina para el mundo–. Si está usted de acuerdo, con esgrima tenía yo pensado comenzar, su alteza Real. Después de todo, tendrá muchas otras cosas que hacer el día hoy.

Y era cierto, pero, el poder estar con ella me iluminaba y me hacía sentir realmente bien. Como adoro a la princesa; ésta vestía muy bien, procuraba ceñir la elegancia y la magnificencia. Y yo soy su Caballero Oscuro, sin lugar a dudas...
avatar
Abel Wolfhart
Caballero
Caballero

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 37
Localización : Londres, Inglaterra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weapon of choice

Mensaje por Claudia Longstride el Jue Dic 23, 2010 2:49 pm

El lugar era un tanto sobrio. los ventanales y el rosetón que procuraban la iluminación estaban bastante altos, eran las velas en los candiles y candelabros lo que complementaban la escena, haciendo relucir el metal de las armas que yacían en las mesas y en las paredes, las armaduras que ocupaban estratégicos lugares, cuales guardias imponentes que custodian el recinto.

Me gustaban estas horas por la razón que ya he mencionado, es ese encanto natural que posee, ya lo creo, con su respuesta me hizo sonreír, y de inmediato ladeé la cabeza para el mismo lado donde él se encontraba.

-Sé que estás para complacerme.... pero preferiría que sea porque quieres y no porque tienes que hacerlo.-Llevé mi mano a su mejilla y la mantuve así un momento.- Me parece bien, si con eso podré matar una ardilla cantora... y para ahora no tengo nada planeado, así que no hay prisas a menos que usted la tenga.- En realidad yo ya le hablaba de una manera familiar, pero al escucharlo llamarme con respeto volvía a la formalidad.

La mayoría del tiempo entraba una dama de compañía al salón y se ponía a bordar, así eran las reglas, o así fueron, pues la dama en cuestión no se presentó aquella mañana.

Retiré mi mano de la cercanía de Abel y me puse de pie dirigiéndome al lugar donde estaban las armas.

-Es normal que no aprenda tan rápido como lo hago con otras cosas ¿no? soy diestra en algunos menesteres, pero entre más tarde usted me procurará más hasta que se harte.- Le mencioné sin mirarle.- O pasemos a otras clases.- Reí.

Tomé el florete y moví con gracia como había aprendido la última vez, pero equivocándome apropósito en el último movimiento.

-Creo que me distraje bastante en la última sesión.- Dije pensativa.- ¿Es necesario que use algún guante?.- Pregunté hasta entonces, mientras pasaba las yemas de mis dedos por la extensión del arma aparentemente inofensiva.







Princess:



avatar
Claudia Longstride
Realeza Inglesa
Realeza Inglesa

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 14/12/2010
Edad : 30
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weapon of choice

Mensaje por Abel Wolfhart el Dom Dic 26, 2010 2:11 am

Como bien saben los individuos que me conocen un poco, así sea un poco, soy una persona bastante callada y reflexiva. Pienso mucho antes de hablar, prefiero no decir nada sin analizarlo y con frecuencia medito. Cavilo sobre mis acciones y sobre las acciones cometidas por las demás personas. Detestaría verme a mí mismo diciendo alguna estupidez; y créanme que me ha pasado, sin duda me ha pasado. Pero, procuro siempre mejorar como individuo.

Mi vida es bastante solitaria, sólo tengo lo que hay en palacio, sólo tengo el servicio que presto a su majestad el Rey, la compañía de la hermosa, divina e inigualable princesa, su alteza Real, y básicamente nada más. Procuro servir en cuerpo y alma a la Corona. Suelo deprimirme con frecuencia y trato de animarme buscando conversación con los habitantes de palacio. No es fácil…

Cuando pienso que, de seguro, envejeceré viendo como la princesa se hace Reina, y seré testigo de cómo mi salud irá dejando mi cuerpo, todo sin haberme casado con alguien que comparta la forma en la cual veo y siento la existencia; es una realidad que haría deprimir a cualquiera. Pero bueno, no puedo quejarme, gozo de la compañía de la preciosa princesa. Nunca la decepcionaré o la defraudaré.

La mano de su alteza Real, sobre mi mejilla, me hizo abandonar mis cavilaciones. Ella sabe muy bien como llamar mi atención (de buena forma), así que sin duda respondí a su comentario:

Su alteza, es mi voluntad el poder hacer todo lo que me mande, sólo la tengo a usted, sólo la tengo a usted y a su majestad el Rey. No hay nada más en mi existencia ni lo habrá; servirles es mi vida y doy gracias a Dios por ello –y era cierto, había sinceridad y cariño en mis palabras.

La princesa tenía problemas con roedores, debo encargarme al respecto. Sin embargo la conversación dejó de lado al animalito, al menos de momento.

Usted aprende rápido, su alteza –dije, encontrándome de pie y a su lado. La idea del guante resultaba ser innegable y más que necesaria–. El guante debe ceñirlo, su alteza. Es para evitar los callos y que se lastime usted su piel. Además, la empuñadura de un arma no es lo adecuado para la mano desnuda de su divina alteza Real.

Lógicamente, tomé de la mesa el níveo y femenino guante de esgrima y ayude a la princesa a ponérselo en la mano correspondiente (en la derecha).

Ya que ha elegido el florete, hoy practicaremos los ataques, su alteza. Usted me atacará como lo hemos practicado, y yo defenderé. ¿Le parece?

Tomé otro florete de la mesa, ya que de mi cinturón puede apreciarse es un sable de caballería. Asentí con el rostro y pronto estaría listo para asumir defensa en contra de los ataques…
avatar
Abel Wolfhart
Caballero
Caballero

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 37
Localización : Londres, Inglaterra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weapon of choice

Mensaje por Claudia Longstride el Dom Dic 26, 2010 4:35 am

Recordé la insistencia de mi madre por cuidar cada centímetro de su ser para verse perfecta ante la cohorte y todo el mundo, de nada le sirvieron y pereció ante una supuesta enfermedad... maldito destino, malditos secretos que aún entierran un pasado y un crimen lleno de sospechas. Creo que ahí están las razones por las cuales sigo con las clases y las prácticas que parecieran estar de mas.

-Gracias.- Susurré a mi querido caballero, sin perder atención al tacto que resulta encantador.- Sabe usted que soy perfectamente capaz de hacerlo con la siniestra también, ¿No es así?- Mencioné ate la premeditación que tuvo, pero sólo bromeaba era hábil, mas no lo suficiente, y fue sólo por desatinar.

Había estado acostumbrada al bloqueo, era lo principal y con eso no tenía, problemas, el ataque aún era algo que tenía que desarrollar, yo más bien actúo a la defensiva, más no oculto culpa de desprecios hechos a mi prójimo... era cosa distinta... ¿Pero cómo atacarlo a él? Aún siendo una práctica me resulta difícil, sabía cómo hacerlo, porque como bien dijo, ya lo hemos practicado... no puedo lastimarlo, es el más diestro de todos, seguro no habrá problema si hago mi mejor intento

-No es para mí fácil el comenzar a atacarlo, pero hagamos interesante, si lo hago bien, usted me acompañará hasta el atardecer, y si mi padre lo llega a requerir udted dirá que le es imposible, no creo que él lo haga, de momento...- Lo miré detenidamente, sabía lo que el rey diría si supiera la clase de pensamientos que su hija tiene en estos momentos, pero la verdad, no puede ganar mi total prudencia y sus enseñanzas, quizás si mi padre no llevara su vida como lo hace ahora... tal vez, pero n tengo que tener recato por respeto a alguien que creo me quitó algo que quería tanto y traía a una zorra a tomar su lugar..-Espero eso no le incomode.

Tomé mi posición, manteniendo mi mano izquierda en el aire y calculando cada paso para aproximarme al caballero obscuro. Había removido tantos sentimientos y recuerdos y los auné al hecho de mi reciente molesta con esa ardilla y concentré esa energía en comenzar como era debido el ataque. Como era de esperar Abel bloquearía mis ataques. El ruido del metal era constante, hasta rítmico, si hubiera tomado otra opción seguro mis movimientos serían más lento y el trabajo más pesado, gracias a mi buena elección la ligereza del florete me permitía moverme y atacar con más destreza.

-¿Lo estoy haciendo bien?- Pregunté un poco agitada, me percataba de que mi vestuario no era el ideal para aquello, cuando lo hacía sin verdaderas ganas no importaba, pero ahora que ponía más de mí, la pesadez de las telas no me permitían llevar a caba con total libertad los movimientos que me proponía, no lo había, más lo resolvía en el acto.- Me parece que tendré que usar otras ropas para las siguientes prácticas.- Mencioné sin detenerme.

-Creo yo que iremos a pasear.- Me detuve un momento pues al avanzar un paso pisé el ruedo de mi vestido. No mencioné más pues aún tenía esa sensación en la punta de la nariz, no sé que es exactamente pero pasa cuando creemos que caeremos de frente






Princess:



avatar
Claudia Longstride
Realeza Inglesa
Realeza Inglesa

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 14/12/2010
Edad : 30
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weapon of choice

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.